Opinión. La banalidad de una época