La boleta única, una buena salida

Fernando Straface
(0)
20 de febrero de 2011  

Una vez más se discuten las reglas de juego electoral cerca de los comicios. A ocho meses de la elección presidencial, y con una reforma electoral recientemente aprobada, el partido de gobierno inició un debate sobre la legalidad de las llamadas "listas colectoras".

Una lista colectora permite que el integrante de una alianza que presenta candidatos para una categoría -ya sea presidente, diputado, senador, gobernador- pueda ir en una misma boleta junto a candidatos de otras categorías para la cual no formó alianza o no presentó candidatos propios.

Así, en la provincia de Buenos Aires, y sólo para la elección general -no para las primarias, conviene subrayar- Cristina Fernández de Kirchner estaría dispuesta a ir en dos boletas diferentes: en una acompañaría la candidatura a gobernador de Daniel Scioli y, en la otra, la de Martín Sabbatella.

Obviamente, esta estrategia busca ventajas. Para la candidatura presidencial se trata de sumar votos desde distintos sectores. Para el que va "pegado" a esa candidatura, los votos que pueda sumar gracias al "efecto arrastre", que opera en particular con las candidaturas a cargos ejecutivos. Como estos candidatos son perfectamente identificables, más aún cuando está en juego la candidatura presidencial, la tendencia del votante es colocar en el sobre la boleta entera en la cual figura su candidato presidencial. Y quizá no se detenga a analizar quiénes son los candidatos para el resto de los cargos en disputa.

Desde un punto de vista político, los más afectados por la estrategia de las colectoras son los intendentes que apoyan al gobierno nacional y su esquema de poder en los concejos deliberantes. Scioli podría también perder algunos votos adicionales asociados a una confusión del votante frente a dos listas encabezadas por la misma candidatura presidencial.

En este escenario, el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires puede perder votos respecto de la elección anterior, pero no la reelección. En cambio, esos votos de menos de Scioli podrían hacer perder la intendencia o la mayoría en un concejo deliberante a varios intendentes.

Las colectoras disminuyen la calidad del proceso electoral porque juegan con la confusión o la distracción de los votantes. Además, porque tras la introducción de las primarias debilitan aún más a los partidos políticos como asociaciones capaces de decidir quiénes llevarán adelante sus propuestas. Es llamativo que se introduzcan las primarias para dirimir las candidaturas y luego se vuelva a abrir la competencia en la elección general, al respaldar, a través de las colectoras, a candidatos distintos para el mismo cargo.

El debate sobre la legalidad de las colectoras en la nueva ley electoral renueva la oportunidad de adoptar la boleta única como sistema de votación. La boleta única permite que el elector arme su propia "colectora" al combinar en sus opciones candidaturas de distinto origen partidario. A su vez, refuerza el sistema de partidos porque aumenta el énfasis, más allá de los candidatos individuales, en la etiqueta e identidad programática de cada fuerza política.

Por cierto, la introducción de la boleta única suscita planteos adversos en algunos actores -tanto del Gobierno como de la oposición- porque, en ocasiones, puede disminuir el efecto arrastre de la candidatura de mayor jerarquía hacia los cargos inferiores. Por eso, los intendentes del conurbano podrían oponerse a las colectoras y a la boleta única. Con el actual sistema de votación, los intendentes proponen al gobierno nacional un contrato de "votos locales por el monopolio del arrastre".

En el caso del gobierno nacional, su oposición pública a la boleta única estuvo fundada en la potencial complejidad de implementar el sistema en una elección de múltiples cargos. Pero la experiencia de la mayoría de los países de la región y del mundo que utilizan este sistema muestra que las dificultades pueden ser sorteadas. De hecho, Córdoba y Santa Fe ya adoptaron este sistema y lo implementarán en sus elecciones a cargos provinciales.

Frente a una ley electoral nacional que en algunos aspectos puede ser destacada positivamente, la boleta única es la gran ausente para un proceso más completo de modernización y transparencia del proceso electoral.

Ana Mustapic integra el Consejo de Administración del Cippec y Fernando Straface es director ejecutivo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.