La calle no asimila el impacto del plan

Se mezclaron la bronca, la incertidumbre y la necesidad de adaptarse al nuevo sistema de Cavallo
(0)
7 de diciembre de 2001  

Un zumbido de fondo invadió ayer por horas la City porteña. No era una corrida cambiaria ni una estampida del dólar: eran las quejas de los clientes bancarios, desalentados por las complicaciones para realizar los trámites derivados del flamante plan económico.

Con caras largas, gestos de cansancio y manos llenas de documentos -a veces, facturas de servicios; otras resúmenes de cuenta; otras, cheques financieros-, hombres y mujeres llegaban primero a las colas de espera y luego a las ventanillas de atención.

Antes habían fracasado en sus intentos por concretar transacciones por vía telefónica. De acuerdo con el relato de clientes del Galicia, del Francés y del Boston, las líneas habilitadas para gestiones por audio estaban siempre ocupadas o eran atendidas por un contestador automático.

"Me vine personalmente. Tengo que hacer una transferencia. Primero estuve media hora en otra sucursal hasta que me informaron que no poseían el sistema habilitado para realizar la operación. Vamos a ver cómo me va acá", explicó Javier, de traje gris y corbata, el último de una fila de 20 en la sede del BankBoston situada en Reconquista y Mitre.

En tanto, en el Banco Francés de Sarmiento y Reconquista, Alejandro conversaba con María por similar motivo: ninguno de los dos había podido conectarse con el 0810 de la entidad. "No atendía nadie -indicó María-. Y ésta es la segunda sucursal que visito. En la de Rivadavia al 2300 no me respondieron nada, me trataron mal y me mandaron para acá."

Con una risa nerviosa, Alejandro invitó a LA NACION a quedarse en la sede crediticia: "Porque si no me resuelven el problema, armo un escándalo. Necesito hacer una transferencia y estoy tratando de conseguir el bendito CBU (clave bancaria unificada). Con el servicio telefónico no me pude comunicar y, sin ese dato, el otro banco no me manda el dinero".

LA NACION preguntó: ¿trataron de sacar los 1000 pesos, que ahora no tienen límite semanal? María dijo que no, porque sabía que hasta hoy no tenía vigencia la medida. Alejandro respondió que, aunque sabía, en la caja pidió más de 250 ("por las dudas"), pero no tuvo éxito.

Pese a los rumores de devaluación, LA NACION encontró a pocas personas con intención de comprar dólares. Por cierto, no hubieran podido acceder a la moneda norteamericana en algunos casos y, en varios otros, hubieran tenido que pagar un valor por encima del uno a uno.

Entre el mediodía y las 15 de ayer no expendían divisas norteamericanas muchas sucursales del Banco Galicia, del Provincia y del Francés.

En el Boston de Florida y Mitre informaron que vendían "uno a uno". En cambio, en el Banco Río de San Martín y Mitre ya cotizaba a 1,051. Por un valor intermedio se conseguían en el HSBC situado en Perón y Florida: por cada 100 dólares debían entregarse 102 pesos.

En los tres casos, como en el Citibank de Perón y Florida, podía comprarse un máximo de 1000.

En un día con manifestaciones y protestas en contra del nuevo plan económico, el impacto de las medidas se notó también en la calle.

"Si pagás en efectivo tenés 40% de descuento", anuncia a toda voz una promotora parada en la puerta de una casa de deportes. A sus costados, Florida, circulan los peatones, tan preocupados por su efectivo como la mujer que los invita a comprar.

"Tengo las peores expectativas -dice Horacio Pérez-. Llega un momento en el que el enojo se gasta."

Víctor Suárez está cansado de esperar que alguien quiera viajar en su taxi y decide estacionar. "La gente no se sube, no consume", se lamenta. "Mientras las medidas no sean definitivas y no se expliquen bien, esto va a estar cada vez peor", completó.

Hubo quienes se animaron a hacer pronósticos sobre el futuro.

"Este gobierno no llega a fin de año", arriesga Néstor Barbieri mientras acomoda una pila de diarios. "Y me da una desazón enorme porque yo lo voté", reconoce. "A De la Rúa, o se le hunde el barco o lo abandona antes de tiempo", graficó Miguel Conti, un chofer de 51 años.

El sábado, bancos abiertos

  • El Banco Galicia y el Banco Francés informaron que, para mayor comodidad de los clientes, abrirán mañana sus puertas al público. El Galicia atenderá con personal jerárquico de 9 a 13 sólo para aperturas de cuentas y consultas. El Francés recibirá, de 9.30 a 13.30, consultas sobre las nuevas modalidades de operación, pago de servicios, adhesión al sistema de débito, transferencias de fondos y apertura de cuentas. El Banco Ciudad informó ayer que no cobrará mantenimiento para sus nuevas cajas de ahorro en los próximos 90 días, y que estas cuentas podrán ser abiertas con el DNI. Además, esta entidad permitió desde ayer a los clientes retirar $ 1000 en una extracción.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.