La Cámara baja creó una comisión para investigar la fuga de capitales