La Cámpora: primeros roces y primeros desertores