La Cámpora mostró una actitud más conciliadora