Protesta oficial ante el gobierno británico. La Cancillería dice que la relación con Londres está dañada