La carta que puso fin a una etapa