La Casa de la Moneda ya imprime los argentinos

Esta tarde se le presentará el nuevo billete al Presidente
(0)
27 de diciembre de 2001  • 14:03

El "argentino", la nueva moneda que comenzará a circular en enero próximo, ya comenzó a imprimirse en la Casa de la Moneda, al tiempo que el Gobierno aseguró que estos billetes no sufrirán devaluación, servirán para adquirir dólares y tendrán un papel fundamental en la reactivación de la economía. Si bien desde la Casa de la Moneda admitieron que comenzó a imprimirse la nueva moneda, la prueba del billete, el "cromalin", será entregada esta misma tarde al presidente interino Adolfo Rodríguez Saá, no hubo precisiones en cuanto a su cantidad.

Precisamente, algunos economistas, como Claudio Lozano, Aldo Ferrer y Marcelo Lascano, quienes analizaron las consecuencias de la aparición de la nueva moneda, hicieron hincapié en que una emisión muy grande puede traer consecuencias muy negativas para la economía.

En ese sentido, estimaron como considerable no superar los 3 mil millones, mientras que desde el Gobierno se había hablado de emitir cerca de 10 mil millones.

El "argentino" comenzaría a circular a partir del 15 de enero próximo, y convivirá con el peso y con el dólar, se utilizará para pagar salarios y a acreedores del Estado, y no será convertible.

Mientras el Banco Central volvió a declarar feriado cambiario, aunque esta vez no bancario para permitir las transferencias de fondos y depósito de salarios, la Bolsa de Comercio porteña mantuvo suspendidas sus operaciones por cuarta jornada consecutiva y el riesgo país se sostuvo por encima de los 5.400 puntos básicos.

En este marco, el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, salió a asegurar que "no habrá devaluación en la Argentina", y afirmó que con "argentinos" se podrán "comprar dólares".

Asimismo, Frigeri sostuvo que habrá una "nueva discusión" de los contratos de servicios públicos cuyas tarifas están en dólares y se ajustan por tasas extranjeras, porque indicó que "hay cosas que no se hicieron bien".

Además, el flamante titular del área económica destacó la conducta del sistema financiero que soportó la salida del 23 por ciento de los depósitos sin quebrar, pero reconoció que tal situación "dejó secuelas que hay que recomponer".

"No hay devaluación, como tampoco hay modificación del tipo de cambio", enfatizó el funcionario, quien explicó que "si hay modificación del tipo de cambio, quiebran los bancos también porque realmente, el que tiene un crédito en dólares no lo va a poder pagar, entonces, no sirve. Si hay devaluación contra el argentino, realmente estamos operando mal esa moneda".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.