La Casa Rosada prepara cambios en la comunicación oficial

Fernando de Andreis, secretario general, tendrá una participación más activa con los medios
(0)
29 de junio de 2018  

La reunión a solas entre el presidente Mauricio Macri y el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, generó una serie de versiones de lo que se conversó. Una de ellas dio cuenta de que allí el juez le comunicó su intención de renunciar al cargo en el máximo tribunal.

También fueron múltiples las desmentidas en reserva, tanto desde el Gobierno como desde la Corte. Pero además hubo una voz oficial. "Frente a las versiones, quiero desmentir categóricamente que durante la reunión entre el Presidente y Ricardo Lorenzetti se haya hablado sobre su renuncia a la presidencia de la Corte Suprema de Justicia", escribió en Twitter el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

El pronunciamiento sorprendió un poco porque De Andreis no es un vocero público habitual de posturas oficiales.

Sin embargo, ahora podría intensificar esa tarea. Macri resolvió que a partir de ahora la Presidencia refuerce su voz pública, independientemente de que lo sigan haciendo otros actores, sobre todo la Jefatura de Gabinete, que en general concentra la mayor responsabilidad en materia de comunicación.

"Macri consideró que era mejor darle un marco más formal y estructurado al diálogo que mantiene la Presidencia con los medios", explicó una fuente oficial al tanto de la decisión.

Esta responsabilidad pública recaerá esencialmente sobre De Andreis, un funcionario muy cercano a Macri y también a Peña.

Iván Pavlovsky, histórico vocero de Macri desde la época en que era presidente de Boca Juniors, no modificaría su rol actual, reservado al vínculo directo del mandatario con los medios.

En la Jefatura de Gabinete explicaron esta decisión en el marco de una estrategia desarrollada desde hace algunos meses para multiplicar las voces oficiales que se exponen ante los medios de comunicación.

El objetivo no es solamente diversificar la presencia pública del Gobierno y no sobrecargar la tarea de aquellos funcionarios que más aparecen, sino fundamentalmente reducir el nivel de información que circula en forma reservada, bajo la fórmula del off the record, es decir, sin mencionar el nombre de la fuente.

Así se planificó una estrategia para articular diariamente la presencia de distintos funcionarios para hablar en la Casa de Gobierno y generar un volumen de información y datos propios que redujera la relevancia de las declaraciones off the record.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.