La certidumbre electoral

(0)
25 de noviembre de 2002  

Si el presidente Eduardo Duhalde consigue al fin la ratificación de la Cámara de Diputados al cronograma electoral nacional, sus operadores empezarán a trabajar en el último punto pendiente -nada menor- para dar certidumbre al futuro político del país: cómo se resolverá la disputa interna del peronismo.

La fecha del 19 de enero establecida por el congreso partidario, con mayoría duhaldista, ya no convence al oficialismo, pese a que Carlos Menem ahora acepta competir ese día.

Sin un candidato definido para apoyar, el sector no menemista del peronismo prefiere demorar la resolución del conflicto hasta fines de febrero o principios de marzo o bien suspender la elección interna.

El presidente del congreso partidario, Eduardo Camaño, tiene la misión de convocar una reunión ordinaria del plenario para el 6 o el 7 de diciembre, pero todas las operaciones están sujetas a la aprobación parlamentaria del cronograma nacional.

El Gobierno imagina que una eventual suspensión de las elecciones internas derivará en la fractura del PJ, ante la insistencia de Menem de que esa instancia debe cumplirse sí o sí. Duhalde no decidió, pero recibe consejos para emplear un sistema que permita a todos los peronistas competir en la elección general.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.