La CGT avanzó hacia un paro, pero le dejó una puerta abierta al Gobierno