La CGT busca una salida tras el portazo de Camioneros