La CGT rebelde hará el jueves próximo la huelga nacional

Daer todavía no definió la adhesión
(0)
7 de diciembre de 2001  

"Estas son las instancias finales de una etapa nefasta que le hicieron vivir a nuestro pueblo", presagió ayer el secretario general de la CGT disidente, Hugo Moyano, y convocó a un paro nacional activo de 24 horas para el jueves próximo, con la invitación a una concentración popular en la Plaza del Congreso el día anterior, a las 15, para pedirles a los diputados que deroguen los "superpoderes" otorgados en su momento a quien considera responsable de todos los males argentinos: el ministro de Economía, Domingo Cavallo.

"En su momento un sector de la prensa nos criticó porque no se daban cuenta de este cuento siniestro al que nos llevaban con el modelo económico", se ufanó el camionero en la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Dirigentes del sector y delegados regionales reunidos en un plenario especial lo ovacionaron.

Sus demandas fueron que la huelga activa incluye asambleas en rutas (con cortes), en barrios y colegios para despertar la protesta en la gente. Pidió a las centrales regionales que "convoquen a la lucha" en cada ciudad del interior.

La Central de Trabajadores Argentinos (CTA), de Víctor De Gennaro, reunirá hoy a su consejo directivo para decidir si proponen mañana al Frente contra la Pobreza que integran la postergación de un día (empieza el jueves) en el inicio de la consulta por un seguro de empleo para desocupados, prevista entre el 13 y el 15, y que podría pasar desde el 14 hasta el lunes 17, para adherir a la huelga.

Antes del plenario moyanista, los dirigentes de la CGT oficial, su titular Rodolfo Daer, el mercantil Armando Cavalieri y Carlos West Ocampo (Sanidad) se reunieron en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, a pedido del funcionario, según dijo Daer a LA NACION.

Daer relató que Colombo les describió la "situación dramática" que vivía el país y la decisión del Gobierno de convocar a partidos políticos y a los sectores económicos y sociales. En el encuentro, según la versión sindical, éstos le ratificaron la "intangibilidad de los salarios y la restitución de las asignaciones familiares", pero el jefe gremial destacó que no se habló de la huelga del jueves y Daer ratificó que la medida de fuerza sigue vigente aunque sin movilización (como adelantó LA NACION), como pretendía Moyano.

Diferenciarse

Igualmente, el dirigente camionero quiso diferenciarse de la supuesta tibieza de la CGT de Daer cuando ambas centrales se reunieron anteayer en el sindicato de Luz y Fuerza. Voceros del encuentro dijeron que los dialoguistas no querían ir al paro. Al fin del cónclave Daer confirmó la huelga de 24 horas también para el jueves.

Pero Moyano entonces dijo ayer, ante los presentes en la UTA: "No dudamos ni anunciamos paros a las disparadas (por Daer). El jueves paramos sí o sí", vociferó, mientras los sones de la marcha peronista aturdían.

También una fuente rebelde indicó que "los gordos" de la CGT oficial se comunicaron con Moyano para que éste concurriera ayer a la Casa de Gobierno al convite de Colombo y que el camionero lo desechó.

Daer negó esta versión a LA NACION y contrapuso: "La idea del paro fue nuestra -dijo-, sólo que vivimos las crisis con gran responsabilidad y meditamos los pasos que damos. Que dialoguemos con el Gobierno no significa debilidad. Además, nuestras reuniones son a la luz del día y no como Moyano y Palacios (Juan), que recibió a De la Rúa en su gremio", agregó.

El lunes próximo se reunirá su consejo directivo y el martes un plenario de delegados. "¿Es para levantar el paro?", fue la duda. "De ninguna manera", se defendió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.