La CIDH criticó los ataques a la prensa

La comisión que depende de la OEA se expidió luego de la presentación que hicieron dos periodistas argentinos; también objetó las descalificaciones que expusieron los enviados del Gobierno
Silvia Pisani
(0)
12 de noviembre de 2013  

WASHINGTON.- Los esfuerzos de sus funcionarios no fueron suficientes. La Argentina de Cristina Kirchner mereció dos menciones críticas en el informe que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) difundió al término de su período de audiencias.

Las objeciones de ese reconocido grupo de trabajo refieren a la audiencia en la que, hace 10 días, un grupo de periodistas, representados en la ocasión por Magdalena Ruiz Guiñazú y Joaquín Morales Solá, denunciaron violaciones y atropellos oficiales a la libertad de expresión.

El informe de la CIDH expresa dos tipos de inquietudes por lo que ocurre en nuestro país. En la primera, lo menciona de manera explícita para manifestar "preocupación" al tomar conocimiento de noticias reveladoras de "afirmaciones descalificatorias sobre los periodistas" que solicitaron la citada audiencia.

Ocurre que la comisión es conocida, entre otras cosas, por el respeto y cuidado que pone en la preservación e integridad de aquellos que golpean a su puerta para hacer oír su voz.

La segunda expresión crítica no menciona en forma específica al gobierno de Cristina Kirchner. Pero no hay duda de que la CIDH está hablando de él cuando expresa su "preocupación" por las expresiones de "algunas delegaciones estatales" al descalificar los mecanismos para la concesión de audiencias.

"Esta comisión expresa su preocupación ante la argumentación de algunas delegaciones estatales de que se deben agotar recursos internos [antes de conceder audiencias públicas], cuando ese requisito no está establecido en ningún instrumento", advierte el texto.

Según recogió LA NACION, la referencia apunta directamente a las expresiones iniciales con las que el enviado del canciller Héctor Timerman intentó descalificar la convocatoria de la audiencia. En efecto, en los párrafos iniciales de su argumentación, el director de Contencioso de la Dirección de Derechos Humanos de esa cartera, Javier Salgado, no sólo procuró minimizar las denuncias de los expositores, sino que apuntó también contra la "inteligencia de la CIDH" al abrirles la puerta.

Proceso correcto

Su argumento fue que, antes de dar ese paso, el proceso correcto debería haber verificado que se "agotaran las instancias internas sin haber obtenido respuestas satisfactorias".

De acuerdo con lo que pudo recoger LA NACION luego de la audiencia, las expresiones del funcionario causaron malestar en la comisión que trabaja para identificar atropellos contra los derechos humanos. Entre otras razones porque, según se indicó, se alejan de la normativa que regula el trabajo del organismo.

"Para la comisión, las audiencias son un espacio prioritario de diálogo con los Estados y la sociedad civil", previene, para recordar luego que "de esta manera se entienden los sistemas de monitoreo internacional construidos por los Estados democráticos".

Acompañados por el director ejecutivo de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), Torcuato Alfredo Sozio, los periodistas Ruiz Guiñazú y Morales Solá expusieron sobre restricciones a la libertad de expresión impulsadas o amparadas por el Gobierno.

La descripción incluyó ataques a periodistas, intimidaciones, presiones económicas, imposibilidad de acceder a información pública, así como denuncias sobre la distribución de la pauta oficial de publicidad y gestiones para boicotear la publicidad que financia a medios independientes, entre otros puntos.

Poco antes de empezar, la embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Nilda Garré, cuestionó a los denunciantes, a los que definió como "operadores de corporaciones" que con un "insólito reclamo" intentan "convencer en el exterior sobre lo que efectivamente es imposible de tomar por cierto".

El grupo de periodistas denunciantes se completó con Nelson Castro, Luis Majul, Alfredo Leuco, Mariano Obarrio y José "Pepe" Eliaschev; todos ellos con acreditada experiencia en el periodismo.

Presentación con polémica

  • Exposición

    Hace 10 días, un grupo de periodistas, representados en la ocasión por Magdalena Ruiz Guiñazú y Joaquín Morales Solá, denunciaron violaciones y atropellos oficiales a la libertad de expresión ante la CIDH
  • Contraataque

    Los representantes del Gobierno en esa comisión descalificaron las denuncias y apuntaron también contra la "inteligencia de la CIDH" al abrirles la puerta a los periodistas
  • Evaluación

    Ayer la CIDH emitió un comunicado en el que expuso su preocupación por los ataques a la prensa y cuestionó a los referentes oficialistas en la CIDH
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.