La City se llenó de especulaciones tras el pago del Gobierno

Abogados y banqueros creen que, con el embargo, el Gobierno cumpliría con los buitres sin negociar
Pablo Fernández Blanco
(0)
27 de junio de 2014  

Banqueros, abogados y economistas que siguen desde hace tiempo la pelea con los holdouts se hacían ayer por la tarde una pregunta que los dejaba en el límite de lo que consideran verosímil. "¿Se atreverá el Gobierno a cometer el crimen perfecto?", se preguntó uno de ellos.

El pago de 832 millones de dólares a los acreedores que adhirieron voluntariamente al canje de deuda en las cuentas que el Bank of New York Mellon (BoNY) tiene en el BCRA, ayer por la mañana, disparó la presunción. Por el litigio con los fondos buitre, era casi seguro que esos fondos serían embargados.

Por la tarde argentina, el rechazo del juez Thomas Griesa a la reimposición de una medida suspensiva que le permitiera al país pagar a los bonistas sin que esos recursos fueran embargados le agregó una cuota mayor de incertidumbre al destino del dinero. Se impuso, en ese momento, la pregunta: ¿acaso no puede el Gobierno conducir esos fondos voluntariamente hacia un embargo, como una manera de saldar la deuda con los holdouts sin que parezca una negociación ni el país vuelva a entrar en default?

Para los consultados, hombres de la City acostumbrados a los laberintos financieros y legales, se trata de una alternativa con riesgos, pero no más que el resto de las opciones que se evalúan. Y perfectamente aplicable.

La Argentina reestructuró un 93% de su deuda en dos operaciones de canje. Uno de los grandes temores del Gobierno es que si les da un mejor trato a los fondos buitre, quienes aceptaron quitas en 2005 y 2010 vuelvan sobre sus pasos y reclamen en tribunales internacionales el mismo trato, algo que dispararía las deudas de la Argentina.

Según los especialistas, en cambio, esos acreedores perderán argumentos para reclamar si los fondos buitre obtienen el pago a través de un embargo; es decir, una imposición judicial y no una negociación voluntaria. Es una cuenta sencilla. Los holdouts alcanzados por la sentencia de Griesa reclaman US$ 1450 millones. Si cubren esa porción con embargos sobre transferencias argentinas destinadas a los bonistas reestructurados deberían dejar de protestar.

El problema sigue, ya que otros acreedores pueden seguir el mismo camino que los fondos buitre que obtuvieron la sentencia favorable. Según cálculos privados, sus reclamos rondarían los US$ 7000 millones. "Pero deben esperar su sentencia, algo que si bien es rápido, no es inmediato. Así que la Argentina no tendría que pagar ese monto todo junto", explicaron en un banco.

Mal por bien

Desde el punto de vista financiero, aceptar los embargos parece una mala decisión, porque significan un pago en efectivo y al contado, en lugar de financiar los desembolsos mediante la cesión de bonos, como se hicieron el pago a Repsol por la expropiación de YPF y el acuerdo con el Club de París.

Y sentaría el mismo precedente para el resto de los acreedores. Los plazos, sin embargo, no parecen estar al tope de las prioridades del kirchnerismo. El 15 de noviembre de 2005 el ex presidente Néstor Kirchner le pagó US$ 9810 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) con reservas del Banco Central en efectivo y en un solo pago, mucho más que la deuda total con los holdouts rebeldes. Más aun: en ese momento las reservas del Banco Central rondaban los US$ 27.000 millones, por debajo de los 29.125 millones que alcanzó ayer, si bien la base monetaria es ahora mayor y aquellos años eran el apogeo de la economía, la política y el discurso kirchneristas.

En la City algunos ayer especulaban con que, desde la mirada oficial, el pago a todos los holdouts por una vía tan heterodoxa podría tratarse del precio justo para cerrar la novela de la deuda, pagándoles lo que piden pero sin que lo parezca, un camino para sostener el discurso kirchnerista con parches, pero sin recaer en el denostado default.

Desde la mirada de los especialistas hay otras alternativas. En clave política, el pago de ayer no hace más que poner sobre las espaldas de Griesa y los fondos buitre la decisión del embargo. "Si se lleva a cabo, recibirán la presión de los acreedores que aceptaron negociar y se quedarán sin cobrar", explicaron en la City.

El gobierno argentino le puso combustible a esa interpretación. En un aviso legal que se publica hoy en los diarios destinado a "los tenedores de deuda argentina canjes 2005-2010", aclara que el Bank of New York debe distribuir 539 millones de dólares entre los bonistas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.