La ciudad amaneció repleta de basura por un paro de recolectores