La ciudad ya tiene su Constitución propia