Opinión. La clave estará en cómo se lea el resultado