Control remoto. La corrupción puede ser un mal pasajero