La Corte envía señales de que no comparte el sistema de suplencias