La Corte quiere dar una señal de ajuste

Los nueve ministros están de acuerdo en aceptar el "techo" presupuestario propuesto por Economía; el martes se resuelve
Adrián Ventura
(0)
24 de agosto de 2001  

Los jueces de la Corte Suprema están de acuerdo en ajustar el presupuesto de la Justicia al techo que le fijó el Ministerio de Economía, que es de 560 millones de dólares para todos los tribunales más 92 millones para la Corte y sus muchas dependencias.

Esto significa que ninguno de los jueces del alto tribunal apoyará el reclamo que hizo la semana última el Consejo de la Magistratura para aprobar un presupuesto (para los tribunales inferiores) de 794 millones de pesos. Fundamentalmente, las críticas se dirigen contra la pretensión del Consejo de conseguir una partida de $ 100 millones para aumentar los sueldos.

La Corte, en cambio, ya le comunicó a Economía que solicitará una pequeña partida adicional de 34 millones de dólares, de los cuales 19 son necesarios para instalar el fuero penal tributario, creado a instancias del presidente Fernando de la Rúa y del Congreso nacional, y los 5 millones restantes, para poner en funciones a los cien jueces que deben cubrir cargos judiciales vacantes.

Por su parte, Economía estaría pensando en bajar aún más los techos, no sólo a la Justicia sino a todas las dependencias. Es decir, más ajuste. Por eso, ante esta indefinición, la Corte postergó la firma de la decisión hasta el martes próximo. Pero la intención de todos los jueces es mostrar que llegó la hora del ajuste.

Los nueve ministros del alto tribunal, durante el acuerdo de ayer, debatieron sobre el impacto de la política de déficit cero en la Justicia. Y aunque aún no pusieron por escrito la acordada que aprueba el presupuesto -lo harán el martes próximo-, escucharon al director de Administración de la Corte, Nicolás Reyes, que expuso sobre sus conversaciones con los funcionarios de Economía.

Por eso, ante lo inevitable y la gravedad de la crisis, ningún ministro expresó intención alguna en contrariar aquella pauta central de la política económica. "Todos estamos de acuerdo en ajustarnos al déficit cero, es decir, que el Poder Judicial debe arreglarse con su presupuesto, que será el techo que fija Economía", fue el comentario de varios jueces a sus colaboradores.

En la Corte son muchos los jueces y funcionarios que critican con dureza al Consejo, por no haber interpretado la gravedad de la crisis que vive el país.

Algunos no se achican

En el acuerdo de tres horas, uno de los jueces, con ironía, cuestionó al Consejo: "Quiero hacer una pregunta que puede sonar ingenua. ¿Acaso el Consejo, que tiene 200 empleados, ajustó su propio presupuesto?" Otro juez, con voz ronca, respondió: "Su pregunta es realmente ingenua".

Reyes les explicó a los jueces que en Economía reclamó una partida de $ 34 millones extra para poner en funciones a varios jueces y juzgados que están previstos en la legislación. "En ese punto no se puede ahorrar, salvo que el Congreso tolere que no se nombre a ningún juez", explicó un funcionario.

Pero varias fuentes consultadas por LA NACION apenas finalizó el acuerdo de ministros coincidieron en señalar, en forma enfática, que "la Corte entiende los momentos de austeridad y no pedirá más dinero que el que Economía puede dar".

Entonces, en lugar de los 794 millones de dólares que reclamaba el Consejo, a lo que habría que sumar 92 millones que la Corte necesita para atender las necesidades de sus dependencias -por ejemplo, los cuerpos de Notificaciones y Peritos, en los que trabajan 2000 empleados-, el alto tribunal se conformará con pedir su propio presupuesto y $ 560 millones.

Por la tarde, sin embargo, surgió otra incertidumbre: que Economía no pueda siguiera entregar ese techo presupuestario, porque la caída de la recaudación impactó en los fondos coparticipables que recibe la Justicia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?