Suscriptor digital

La Corte Suprema le impidió a Vázquez reemplazar a Cabral en la Cámara de Casación Penal

Desestimó la aplicación de la ley de subrogancias, que permitía al Consejo de la Magistratura cubrir vacantes con abogados; la medida constituye un revés para la estrategia del Gobierno
Hernán Cappiello
(0)
16 de septiembre de 2015  

La Corte Suprema de Justicia le aplicó un firme revés al Gobierno en su intención de completar con jueces suplentes adeptos los cargos vacantes en la Cámara de Casación Penal, el máximo tribunal del país por debajo de la Corte y que debe decidir sobre los casos de corrupción que complican a funcionarios.

La Corte dejó firme un fallo y, así, obliga a dejar su cargo al abogado Claudio Marcelo Vázquez, que había sido designado en la Casación como conjuez suplente por el Consejo de la Magistratura, en el lugar que ocupaba el camarista Luis María Cabral.

La Corte ayer rechazó todos los recursos que presentó Vázquez contra una sentencia de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que lo había suspendido por seis meses, hasta que este tribunal se pronuncie sobre si es constitucional o no el nuevo sistema para cubrir las subrogancias.

El Consejo de la Magistratura, con el voto de los consejeros kirchneristas y el de la presidenta Gabriela Vázquez -que vota casi siempre con el kirchnerismo-, había nombrado a Vázquez con la nueva ley de subrogancias, que permite designar por mayoría a abogados de una lista de conjueces aprobada por la mayoría kirchnerista del Senado. Esta ley fue atacada por inconstitucional, pero la Corte no se pronunció sobre este problema de fondo.

Sólo rechazó por no tratarse de sentencias definitivas los recursos que habían presentado el abogado Vázquez contra su remoción y el juez Cabral. De todos modos, la Cámara ya había rechazado la pretensión de Cabral de regresar como juez subrogante de la Casación, lo que el propio magistrado consintió, pues no recurrió esta parte de la sentencia.

La remoción de Cabral como juez suplente de la Casación se dio en un momento clave: cuando el juez estaba por votar en contra de la constitucionalidad del pacto firmado entre la Argentina e Irán por la causa AMIA. Su voto, junto con el del juez Juan Carlos Gemignani, alcanzaba para enterrar las aspiraciones del Gobierno, pero como fue sacado de su cargo antes de firmar la sentencia el caso sigue irresuelto.

Llamó la atención que la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, integrada por Clara do Pico y Rodolfo Fascio, concedió el recurso de Vázquez con efecto suspensivo, dejándolo en su cargo hasta que la Corte dictara su fallo. Esa sentencia no se hizo esperar y echó por tierra con las esperanzas de Vázquez de seguir en tribunal.

Sus dos compañeros de la Sala I de la Casación, Roberto Boico y Norberto Frontini, están casi en su misma situación. Son dos abogados, de simpatías kirchneristas, designados por el Consejo de la Magistratura en dos vacantes en la Casación. Ya se presentaron recursos judiciales en su contra, con lo que su continuidad como jueces pende de un hilo.

Esto provoca problemas en la Casación, donde el fiscal Raúl Pleé, por ejemplo, presentó 75 pedidos de nulidad en otras tantas causas contra la integración de la Sala. Algunos jueces de la Casación evitan firmar expedientes con estos colegas cuando les toca integrar sala con ellos.

De todos modos, el fallo de la Corte no resuelve el problema que afecta a la Casación hoy: ¿quién elige a los jueces suplentes? La Cámara en lo Contencioso, cuando suspendió a Vázquez, dijo que se debían elegir por el viejo sistema: entre los propios jueces de la Casación. Pero ese sistema está derogado.

Además, la presidenta de la Casación, Ana María Figueroa, al interpretar de este modo el problema, dijo que ella no podía nombrar a un juez mediante una norma derogada. Encima, el Consejo de la Magistratura le envió una nota a la Casación en la que dice que sólo ellos tienen facultades para designar jueces suplentes, según la nueva ley de subrogancias,

El conflicto sigue latente porque, por más que Vázquez deje su cargo, y lo sigan sus otros dos colegas que disfrutaron del cargo por unos meses, no se sabe cómo se va a designar a los magistrados que integren el tribunal.

El asunto no es menor porque, por ejemplo, el juez Vázquez o ahora su sucesor es quien debe votar en la causa en que está en juego la constitucionalidad del memorándum con Irán.

El nombramiento de Vázquez abrió, además, un cisma en la Cámara de Casación porque la negativa de la jueza Figueroa de designar a su sucesor provocó que el vicepresidente de la Cámara de Casación, Juan Carlos Gemignani, la denunciara por abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público.

Gemignani denunció también al conjuez Vázquez por violación de títulos y honores, y a la presidenta del Consejo de la Magistratura, la jueza Gabriela Vázquez, por desobediencia. La denuncia provocó rispideces en la Casación, donde nunca se había dado que el vicepresidente del cuerpo denunciara penalmente a la presidenta del tribunal.

Claves del conflicto en el principal tribunal penal

Polémica por los suplentes

El Gobierno recibió un fuerte revés en la batalla judicial. La Corte Suprema frenó la intención del kirchnerismo de completar con jueces suplentes que le son adeptos los cargos vacantes en la Cámara de Casación Penal. La Corte dejó firme un fallo que ordena al abogado Claudio Marcelo Vázquez a dejar su cargo como conjuez suplente por el Consejo de la Magistratura dentro de Casación, el lugar que ocupaba el camarista Luis María Cabral

Un tribunal clave

El revés judicial sobre el Gobierno es importante porque la Cámara de Casación es el máximo tribunal penal que existe por debajo de la Corte Suprema de Justicia. Mantener su mayoría en Casación es clave para el kirchnerismo, ya que se prevé que el tribunal tratará distintos casos de corrupción que involucran a funcionarios oficiales. La Cámara está integrada por 12 jueces, divididos en cuatro salas, nueve de ellos titulares y tres suplentes

Problema irresuelto

El fallo de la Corte Suprema no resolvió el problema dentro de la Cámara de Casación Penal, que incluye denuncias cruzadas entre los magistrados. El nombramiento del abogado Claudio Marcelo Vázquez abrió un cisma en el tribunal, porque la negativa de la jueza Figueroa de designar a su sucesor provocó que el vicepresidente de la Cámara de Casación, Juan Carlos Gemignani, la denunciara por abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público

Fue ratificada la fiscal Fein

La Corte Suprema de Justicia ratificó a la fiscal Viviana Fein al frente de la investigación por la muerte de Alberto Nisman al rechazar un recurso de la viuda del fiscal para que deje el caso. El máximo tribunal rechazó por "inadmisible" un recurso de queja presentado por Sandra Arroyo Salgado -en representación de sus hijas-, donde le criticaba a Fein su supuesta "falta de objetividad e interés manifiesto" en la causa. El fallo cierra la puerta a Arroyo Salgado para desplazar a la fiscal que investiga desde enero pasado la muerte del fiscal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?