El escenario. La creciente obsesión: atraer inversiones