La crisis argentina dejó de ser portada en los medios internacionales