La crisis de la Alianza sigue latente