Opinión. La crucial presencia de magistrados