El escenario. La CTA, un traspié de primera magnitud para los Kirchner