La cúpula militar ya tenía posición favorable

Las FF. AA. adelantaron la estrategia
(0)
15 de diciembre de 2001  

La intención de los militares argentinos de participar en las operaciones en Afganistán quedaron expuestas en la serie de notas que La Nacion hizo con los cuatro principales jefes de las Fuerzas Armadas, en las que se anticipaba cómo podría ser la contribución de nuestro país.

En el momento en el que se confirma oficialmente que tropas nacionales operarán en Kabul, servirá recordar los conceptos de los titulares del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y el Estado Mayor Conjunto.

El 3 de octubre, el teniente general Ricardo Brinzoni, jefe del Ejército, afirmó: “Independientemente de que no haya requerimientos concretos, el Ejército está en capacidad de operar con los países más desarrollados, en fracciones obviamente no mayores”.

El 21 de octubre, el brigadier general Walter Barbero, jefe de la Fuerza Aérea, dio un anticipo sobre esta participación: “Estamos preparando un hospital reubicable, el mismo que estuvo destinado en Mozambique y en Kosovo, para ponerlo a disposición del Poder Ejecutivo para su desplazamiento a cualquier lugar que lo requieran las Naciones Unidas”.

Y Barbero recordó entonces: “El primer avión de transporte que aterrizó en Bagdad después de la operación Tormenta del Desierto, en 1991, fue un Boeing 707 de la Fuerza Aérea Argentina, con una comisión de las Naciones Unidas”.

El 27 de octubre, el almirante Joaquín Stella, jefe de la Armada, pidió “adaptarse al nuevo escenario mundial sin prejuicios”. Y comentó que “la Armada tiene en este conflicto un papel en cuanto significa la posibilidad de presencia para acompañar la política externa del país”.

Dos días después, el teniente general Juan Carlos Mugnolo, jefe del Estado Mayor Conjunto, aseguró: “Nosotros siempre prevemos; si alguien da la señal de que nos van a usar, nosotros ya empezamos con los estudios, con la organización, para ver qué medios empleamos y cómo actuamos, porque si no, nos dicen «ahora hay que actuar» y... No esperamos la voz de aura para armar la estructura, porque si no llegamos fuera de oportunidad”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.