El escenario. La curiosa simbiosis de Scioli y Macri