La DAIA busca apoyo para reflotar la causa