Reacción. La DAIA objetó un editorial de LA NACION