La debilidad emocional de Fabián De Sousa puede ser compleja para Cristóbal López