La decisión despertó sorpresa en el Gobierno

Hubo orden de silencio al conocerse la noticia
(0)
9 de noviembre de 2011  

El silencio y la incertidumbre se apoderaron anoche de la Casa Rosada ante la nueva negativa de Estados Unidos a aprobar dos créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pedidos por la Argentina.

Entre el desconocimiento de las novedades que llegaban anoche desde Washington y la sorpresa por el voto en contra, tanto el ministro de Economía, Amado Boudou, como el canciller, Héctor Timerman, evitaron las declaraciones.

La reunión que la presidenta Cristina Kirchner había mantenido con el presidente norteamericano, Barack Obama, en Cannes, el viernes pasado, ilusionó a la Casa Rosada. Con los reiterados elogios públicos del líder demócrata hacia la jefa del Estado, el gobierno nacional esperaba que esos gestos se tradujeran automáticamente en cambios concretos en la política económica.

De hecho, la Presidenta se concentró en la reunión que mantuvo con Obama en llevarle certezas sobre la voluntad de pago del país en los juicios que dos empresas norteamericanas, Azurix y Blueridge, ganaron ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). Esos fallos impagos, por más de 250 millones de dólares, fueron una de las causas por las que Estados Unidos ya había votado en contra del otorgamiento de créditos internacionales hacia la Argentina hace menos de un mes. La Presidenta propuso pagar, pero aclaró que las compañías debían iniciar el trámite en el Ministerio de Economía, una opción que las empresas rechazan.

Tras el encuentro, la comitiva argentina había manifestado que el mismo Obama se quejaba de la presión que ejercían los bonistas para que la administración norteamericana votara contra la Argentina. "Son los mismos que no me votan a mí", fue la frase que, tanto Timerman como el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, transmitieron a los periodistas argentinos sobre los supuestos dichos de Obama. Pero la Casa Blanca no hizo ningún tipo de comunicado oficial tras el encuentro. El mandatario norteamericano se fue de Cannes sin hacer anuncios concretos de algún cambio en su política económica hacia la Argentina. Sí fue muy elogioso de Cristina Kirchner, a quien la consideró una "amiga". Pero no dio señales públicas sobre un giro en sus decisiones hacia la Casa Rosada.

Anoche, con la expectativa que había generado la reunión en el gobierno nacional, varios funcionarios se sorprendieron por las noticias que llegaban desde Washington. En medio de la incertidumbre, fuentes oficiales dijeron que la decisión depende del Departamento del Tesoro, con autonomía de la Casa Blanca. Buscaban así un consuelo ante lo que podría ser un nuevo revés de Obama, a pesar de la sintonía que había mostrado con Cristina Kirchner.

MUJICA RECLAMÓ NO DIFICULTAR LA RELACIÓN

El presidente de Uruguay, José Mujica, reclamó ayer no dificultar la relación con la Argentina luego de las repercusiones que tuvo la lista que dio a conocer Nicolás Sarkozy, que incluía a ese país como "guarida fiscal" a pedido, según dijo la oposición uruguaya, de la presidenta Cristina Kirchner.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.