El análisis. La denuncia de Nisman encontró a un juez dispuesto a avanzar