La distancia que separa a Mauricio de Franco y Gianfranco

Hernán Cappiello
Hernán Cappiello LA NACION
Fuente: Archivo
(0)
11 de diciembre de 2018  

¿Cuál es la distancia que separa al presidente Mauricio Macri de su padre, Franco Macri , y de su hermano Gianfranco en la causa de los cuadernos ?

En rigor, el grupo Macri-Socma está liderado por Franco Macri y de él penden las diversas empresas, algunas nucleadas bajo el paraguas de la constructora Sideco, que mantuvieron negocios con el Estado durante casi 50 años. Entre ellas están las firmas que ahora aparecen mencionadas en la causa de los cuadernos.

Por ejemplo, Sideco era la controlante de Iecsa, la empresa constructora que es investigada en la causa de los cuadernos. De hecho, Ángelo Calcaterra , primo de Macri y entonces responsable de Iecsa, fue procesado por el juez Bonadio porque supuestamente ordenó a Javier Sánchez Caballero, el pago de casi 10 millones de dólares a allegados a Roberto Baratta , la mano derecha de Julio De Vido . Además Iecsa es investigada por el soterramiento del ferrocarril Sarmiento a partir de su sociedad con Odebrecht y Ghella para esa obra. Arrepentidos brasileños dijeron que Odebrecht, vía Iecsa, pagó sobornos.

La línea que une todos los puntos termina en quienes son los dueños de las acciones y en quien controla a las empresas que de él penden, y que están en la mira de la investigación. Por caso Franco controlaba Sideco, pero legó acciones a sus hijos mediante un mecanismo por el cual el padre sigue siendo beneficiario de las compañías. Es decir que sus hijos no tendrían el usufructo, sino una especie de "nuda propiedad" de esas firmas, dijo un allegado a la familia.

En el caso de Mauricio Macri transfirió sus acciones de Sideco (20% de la empresa) a sus hijos Agustina, Gimena y Francisco.

En el caso de los cuadernos, el juez Bonadio citó ahora a Franco y a Gianfranco Macri como responsables de Autopistas del Sol. La firma dependía de Sideco y los Macri en 2001 ya habían vendido la mayor parte. Se quedaron solo con 7%, pero el año pasado también vendieron ese porcentaje a raíz del escándalo del Correo, donde sobrevoló el fantasma del conflicto de intereses, Gianfranco manejaba la empresa cuyas acciones eran de su padre, Franco, que las había cedido a sus hijos.

Bonadio, acaso el más político de los jueces federales, entendió que debía citar a ambos a prestar declaración indagatoria porque recibió la confesión de Claudio Uberti, excontrolador de las autopistas durante el kirchnerismo, que le contó que los responsables de los corredores viales le pagaban sobornos por concesiones. Uberti no nombró a los Macri ni a esas concesiones, pero Bonadio sospechó que si otros pagaban era posible que Franco y Gianfranco lo hicieran por Autopistas del Sol y el Acceso Oeste. Están acusados junto con otro ejecutivo del riñón macrista: Leonardo Maffiolli. En el grupo ayer se preguntaban por qué Gianfranco es el único de los hermanos citados y negaban relación con la Autopista del Oeste. Mauricio Macri no está siquiera mencionado ni imputado en la causa de los cuadernos.

Franco era el dueño y tomaba todas las decisiones en la compañía, pero cedió todas las acciones a sus hijos, Gianfranco, Mariano, Florencia, Mauricio y Sandra. La diferencia con Gianfranco era que estaba a cargo de la operación.

Franco Macri no va a poder cumplir con la citación judicial de este jueves. Está enfermo, grave, sin casi conversar con nadie. Prácticamente aislado desde que el año pasado fue sometido a una operación de cadera. El Código Procesal Penal prevé en su artículo 77 que si durante el proceso sobreviene la incapacidad mental de un imputado, "el tribunal suspenderá la tramitación de la causa". Ello, dice el Código, "impedirá la declaración indagatoria o el juicio, según el momento que se ordene, sin perjuicio de que se averigüe el hecho o se prosiga aquel contra los demás imputados". Este es el camino de la defensa de Franco Macri. Gianfranco, que está fuera del país, debería comparecer.

La citación de Bonadio impactó en el corazón de la política local, donde las campañas electorales comienzan cuando quieren y no con el calendario electoral. En un escenario de polarización de cara a las presidenciales de 2019, el Gobierno puede tener al kirchnerismo contra las cuerdas recordándole las acusaciones de corrupción, con la expresidenta Cristina Kirchner multiprocesada y en juicio oral por corrupción. Pero la citación a indagatoria de ayer salpica al macrismo de las mismas acusaciones de corrupción y alcanzan, al menos a nivel del relato político, para intentar emparejar a ambos contendientes.

Quien sale favorecido es el tercero en discordia en el escenario 2019: el peronismo "racional", que si lograra desplazar al kirchnerismo del rol de principal contrincante, es capaz de darle batalla a Mauricio Macri en la búsqueda de un segundo mandato.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.