La economía es su punto más débil