La elección que ubicó a Macri y al "Caballo" Suárez del mismo lado

Nicolás Balinotti
Nicolás Balinotti LA NACION
(0)
27 de diciembre de 2017  • 22:00

Intervenido judicialmente desde hace 22 meses, el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) tuvo el viernes pasado el cierre de su elección de autoridades para normalizar su vida interna y que sus 8061 afiliados puedan votar al sucesor de Enrique Omar “Caballo” Suárez, quien tuvo al gremio en un puño desde 1992 y que está hoy preso en el penal de Marcos Paz por ser el presunto jefe de una asociación ilícita y desviar fondos del sindicato y de la obra social.

A diferencia de otras elecciones sindicales, la del SOMU tuvo un particular interés para el presidente Mauricio Macri , que apeló más de una vez al gremio marítimo como el caso paradigmático de lo que denominó “mafias sindicales”.

El interés de la Casa Rosada fue así por varias razones. En orden de importancia, el primer argumento está vinculado a la construcción de poder de Hugo Moyano y su influencia para conservar el control de la logística en el país, una cuenta del collar productivo en la que el Gobierno pretende intervenir para reducir costos en tren de atraer nuevas inversiones.

El jefe camionero apoyó desde las sombras y no tanto al candidato Raúl Omar Durdos, quien se quedó finalmente con el triunfo ante Rubén Manno, el aspirante que contaba con la venia de la intervención y de los adherentes que aún conserva Suárez en el SOMU. Moyano, que ubicó a su hijo Hugo Antonio como asesor legal de Durdos, celebró el éxito casi como propio: mantendrá así bajo su órbita las tareas de carga y descarga y de logística que se concreten en el sector portuario. Ya domina el ámbito terrestre, talla en el ferroviario y recupera ahora los puertos.

La intervención del SOMU, a partir de uno de sus titulares, Alfredo Bertonasco, un dirigente que responde al ministro de Trabajo, Jorge Triaca , puso el aparato oficial a disposición de Manno, que también contaba con el apoyo de Suárez desde la cárcel. Manno es dirigente del SOMU de Mar del Plata y habría tenido además el aval de empresarios pesqueros. Cayó por 568 votos.

La pérdida del control del SOMU significó un duro golpe para el Gobierno, ya que fantaseaba con utilizar el gremio marítimo como prueba piloto para escenificar transparencia y democracia sindical, pero también como reflejo de paritarias a medida y acuerdos de productividad a cambio de una baja de costos laborales.

Triaca superó rápidamente el traspié y descuenta que el juez federal Rodolfo Canicoba Corral levantará la intervención del SOMU tras la feria judicial. El ministro de Trabajo valora que hayan participado más de 5000 afiliados sin conflicto y mediante el voto electrónico y bajo la supervisión de la Cámara Nacional Electoral. Un espejismo de transparencia que anhela que genere un efecto contagio en otras organizaciones cuyos procesos electorales suelen estar nublados de irregularidades y conflictos.

Al regreso de sus vacaciones, Canicoba Corral oficializaría a Durdos como flamante jefe del SOMU, según fuentes del Ministerio de Trabajo y de la propia intervención. Pero también el juez deberá resolver si mantiene la intervención sobre la obra social del gremio, una de las cajas más codiciadas y que también quedó bajo la lupa por los desmanejos de Suárez. Canicoba Corral ubicó allí a Sergio Ramiro Tejada, su cuñado.

Entre los allegados y familiares del “Caballo” Suárez también sintieron el golpe por el triunfo de Durdos. “Moyano se quedó con el SOMU”, fue la reacción inmediata. Ironías del destino: Suárez y Moyano, dos viejos laderos en sus épocas de aliados del kirchnerismo, están hoy enfrentados a muerte. El “Caballo” será trasladado hoy desde Marcos Paz hacia los tribunales para ratificar que Hugo y Pablo Moyano orquestaron la causa por la que él está preso. Señalará además a otros dirigentes del SOMU y a directivos de la empresa de Ivetra. Y no se descarta que amplíe su acusación contra Canicoba Corral por un presunto intento de pedido de sobornos por allegados al juez para otorgarle el beneficio del arresto domiciliario.

Todavía hay mucho en juego alrededor del SOMU y del control de los puertos. Macri y los Moyano lo saben. Y el “Caballo” Suárez, que reinó allí durante décadas, también.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.