La empresa entregará un informe con 67.000 fotografías

Ocean Infinity detallará sus conclusiones y se las presentará al Gobierno
Ocean Infinity detallará sus conclusiones y se las presentará al Gobierno
José María Costa
(0)
19 de noviembre de 2018  

A la empresa Ocean Infinity le tomará entre cuatro y cinco días analizar las más de 67.000 imágenes del ARA San Juan para luego entregar al Gobierno el informe final del hallazgo tal como establece el pliego de contratación. Así lo adelantó a LA NACION una alta fuente del Ministerio de Defensa .

El Seabed Constructor, el barco de bandera noruega desde donde se llevó adelante la búsqueda, navega hacia Sudáfrica para ser reparado. El viernes, a las 18.28, tras más de 22 horas en el lugar del hallazgo, el barco recuperó el último AUV, tras la obtención de miles de imágenes que permitirán realizar una composición tridimensional del lecho marino donde yace el ARA San Juan a 907 metros de profundidad. Además, estas fotos y videos servirán a la jueza Marta Yáñez. En referencia al material que esperan recibir, en el Ministerio de Defensa detallaron que lo más importante es saber "cómo está el tubo (del submarino)".

La nave de Ocean Infinity llegará a Sudáfrica entre el 29 de noviembre y el 1° de diciembre, según el clima. Un par de días antes, el Ministerio de Defensa también recibirá el informe final de la comisión investigadora y ad honorem que creó el Ministerio de Defensa a un mes del último contacto con la nave argentina. Para llegar a estas conclusiones, los tres integrantes del equipo analizaron casos anteriores y bibliografía internacional.

Lo que se estima que ocurrió, y podría ser confirmado con las imágenes tomadas, comenzó con un incendio en el tanque de baterías ubicado en la proa. El incidente fue provocado por la entrada de agua a través del snorkel, según reportó el capitán en la noche previa al hundimiento.

Ocean Infinity detallará sus conclusiones y se las presentará al Gobierno
Ocean Infinity detallará sus conclusiones y se las presentará al Gobierno

El incendio obligó a que el ARA San Juan saliera a superficie, de noche, y en medio de una tormenta. Controlar ese incidente, sacar el humo y el hidrógeno podría haber llevado horas, en la oscuridad y con clima hostil. Según el reporte y las comunicaciones del submarino, cuando se pudo controlar la situación se decidió ir a inmersión a 40 metros con intención de navegar hacia Mar del Plata y seguir trabajando en las reparaciones. A esa profundidad el movimiento de las olas se reduce radicalmente.

En el borrador los expertos habían explicado que, llegado este punto, la tripulación acumulaba desgaste "físico y psíquico". Eso no fue reportado en la última comunicación de las 8.52 del 15 de noviembre.

A partir de allí, en algún momento se habría reavivado el incendio. Otra vez a oscuras y ahora con la tripulación cansada, una nueva explosión podría haber generado descontrol.

Ante esa situación, se perdió o se vio afectado el "sistema de gobierno" de la embarcación, que se fue a pique hasta el fondo. La muerte de los tripulantes habría sido inmediata.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.