La empresa que creó un liberal y se hizo adicta a los subsidios