Tendencia. La era de las megalópolis ha comenzado