Opinión. La estrategia de la ambigüedad