Análisis. La estrategia: estigmatizar al rival