El escenario. Comprar tiempo más que confianza