La extrema paridad hace imposible un pronóstico valedero