Opinión. La falta de diálogo resta espacio a la cooperación