La falta de gas preocupa a Krueger

La titular del FMI dijo que el país debe resolver el problema para crecer con fuerza
Jorge Rosales
(0)
25 de abril de 2004  

WASHINGTON.- Por primera vez desde que comenzó la crisis energética, la directora interina del Fondo Monetario Internacional (FMI), Anne Krueger, hizo ayer un llamado de atención sobre el impacto que podría tener la persistencia del problema en el crecimiento de la economía si no es resuelto rápidamente.

Krueger, que hoy se reunirá con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y con el presidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay, introdujo explícitamente la cuestión energética como una de las prioridades que la Argentina deberá encarar en el corto plazo para poder garantizar una "más robusta expansión económica".

La directora provisional del Fondo puso el acento sobre la crisis energética en su discurso de apertura de las deliberaciones del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI, cuando se refirió a los desafíos que enfrenta el país, al repasar la situación de América latina en el contexto de la economía global. "En la Argentina, una más robusta expansión en la actividad (económica) dependerá críticamente de los progresos en restablecer la sustentabilidad fiscal, por medio de la reestructuración de la deuda, el fortalecimiento del sistema bancario y resolviendo los problemas en el sector energético", subrayó Krueger.

Igual que en California

En tanto, el vicepresidente del Banco Mundial para América latina, David de Ferranti, sostuvo en una conferencia de prensa que los problemas energéticos "son grandes desafíos, pero la robusta recuperación económica ciertamente ha ayudado".

"Estamos impresionados de que las autoridades estén tomando acciones en esas áreas. Otros países han enfrentado cuestiones similares, como Brasil", y colocó en el mismo nivel la crisis que vivió California el año pasado.

"Las acciones que el Gobierno ha tomado en materia tarifaria están en la dirección correcta", agregó.

Hasta ahora, la titular del FMI había insistido en la necesidad de que el Gobierno encarara el problema del atraso tarifario de las empresas de servicio público privatizadas, a pesar de reconocer que hubo progresos con los aumentos de las tarifas de gas y electricidad para grandes usuarios.

El Fondo siempre ha reclamado que se desarrolle un marco regulatorio "balanceado" para las empresas de servicios públicos dados en concesión, para que de ese modo las compañías tengan incentivos para invertir en el desarrollo de la infraestructura del sector.

"Esfuerzos adicionales son necesarios para mejorar la posición financiera de algunas de las concesionarias reguladas", había sostenido Krueger el día en que el Fondo aprobó la segunda revisión del programa con la Argentina, en marzo último.

La crisis energética llevó al Gobierno a aplicar reducciones en el abastecimiento de gas a las empresas, a cortar las exportaciones a Chile y a importar electricidad de Brasil.

En las últimas semanas la resolución de la crisis en el sector energético se incorporó como una de las cuestiones más sensibles en manos del Gobierno, e incluso provocó roces dentro de la administración de Néstor Kirchner.

En sus reuniones con los titulares de los principales bancos del mundo, en la Reserva Federal de Nueva York el miércoles pasado, o en los encuentros con empresarios en esta capital, el jueves y anteayer, el ministro Lavagna percibió la inquietud por la crisis energética argentina, ante la recurrencia de las preguntas sobre su impacto en el crecimiento de la economía.

La semana pasada, en su visita a Buenos Aires, el subsecretario para Asuntos Internacionales del Tesoro de Estados Unidos, John Taylor, también había expresado su preocupación sobre esta cuestión.

En su discurso, Krueger también se refirió a América latina: "Se espera que la recuperación se consolide este año tras un débil crecimiento del PBI en 2003", dijo. Sin embargo, la funcionaria advirtió que "las perspectivas de muchos países (de la región) permanecen vulnerables".

El diagnóstico del Fondo

"En la Argentina, una más robusta expansión de la actividad económica dependerá críticamente de los progresos en restablecer la sustentabilidad fiscal, por medio de la reestructuración de la deuda, el fortalecimiento del sistema bancario y resolviendo los problemas en el sector energético."

Opiniones de la "dama de hierro"

Superávit

  • Dijo que el Gobierno se comprometió a lograr una tendencia (de superávit fiscal) creciente, pero sin especificar un número.
  • Deuda

  • Afirmó que el progreso en la reestructuración de la deuda redujo la vulnerabilidad en algunos países.
  • América Latina

  • Espera que la recuperación se consolide este año tras una débil expansión en 2003.
  • Brasil

  • Elogió el gobierno de Lula da Silva por la continuidad de las políticas macroeconómicas sólidas y los progresos en reformas estructurales.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.