Opinión. La frontera constitucional