La fuga hacia el dólar marcó el fin de semana

Otro día de nervios en la City porteña
(0)
8 de diciembre de 2001  

Frente a la insistente ola de rumores sobre una eventual devaluación o confiscación de depósitos, la fuerte demanda de dólares hizo desaparecer "de hecho" la cotización de esa divisa, al ubicarse ayer a mediodía entre 1,25 y 1,40 peso.

La fuga hacia el dólar marcó el fin de una semana caracterizada por una ola de desconfianza que no encuentra freno, pone presión al sistema financiero y no deja espacio para que retroceda el costo del dinero. En este contexto, cualquier alternativa que permitiera escapar de los bancos y encontrar un refugio de valor pareció válida.

El cerrojo monetario obligó a los ahorristas a modificar rápidamente sus estrategias de inversión. E hizo que en medio de lo peor de la crisis, la inversión en la Bolsa se convierta en un oasis. El índice Merval subió un 25,6% en la semana, impulsado por un creciente volumen de negocios que ayer alcanzó los $ 37,2 millones, un monto 9 veces más que lo operado a comienzos de la semana.

Las acciones vinculadas con el sector exportador lideraron la suba, ya que serían las más beneficiadas cualquiera que sea el camino que elija el Gobierno para salir de la crisis. Si dolariza, la mejora en la competitividad de sus productos vendría vía la reducción de costos que traería aparejada la deflación de precios resultante. Si devaluara, las productoras de bienes transables serían la mejor cobertura, ya que sus márgenes de rentabilidad subirían al reducirse el valor en dólares de sus costos.

Por eso las empresas con mayor grado de apertura y con menor endeudamiento fueron las preferidas: Siderca subió en la semana un 45,2%; Perez Companc, el 38,8%, y Atanor, un 32,2%. En la otra punta, los menos demandados fueron los papeles bancarios.

Ayer, el panorama fue idéntico al de las dos últimas ruedas, pero una toma de ganancias neutralizó una suba que llegó al 6,83% y finalmente se redujo al 0,38%. En su cambiante evolución tuvieron especial incidencia las fuertes oscilaciones de los papeles del Galicia que, de subir 7,46% pasaron a caer 14,86%, para finalmente cerrar sólo 2,12% abajo.

A los títulos públicos les tocó reflejar el peso de la crisis. Salvo el lunes, que subieron porque se los empleó para sacar fondos del país, el resto de la semana retrocedieron. La noticia de que el FMI no desembolsaría los fondos los afectó y perdieron 3,43% promedio en la semana. Ayer, que primaron las bajas, el riesgo escaló otros 160 escalones, para cerrar la semana en 4149 puntos. Ocurre que algunos ven con preocupación que desde el próximo viernes el Gobierno enfrenta una seguidilla de vencimientos de la deuda: ese día vence la Lete 94 y cinco días después una cuota del Global 08.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.