La guerra de los carteles llegó a Pilar como reflejo de la dura disputa electoral

Federico De Áchaval ganó una banca de concejal en 2011, 2015 y 2017, y fue intendente interino en reemplazo de Humberto Zúccaro, que gobernó 12 años, y a quien Ducoté derrotó en 2015
Federico De Áchaval ganó una banca de concejal en 2011, 2015 y 2017, y fue intendente interino en reemplazo de Humberto Zúccaro, que gobernó 12 años, y a quien Ducoté derrotó en 2015 Crédito: Rodrigo Néspolo
Arrancó el opositor De Achával y lo imitó el intendente Ducoté; cada gigantogafía cuesta $80.000 mensuales
Javier Fuego Simondet
(0)
21 de julio de 2019  

Parece una guerra de gigantografías en uno de los distritos más disputados del Gran Buenos Aires. Primero arrancó el candidato del peronismo Federico De Achával. Con una inversión de alrededor de $80.000 mensuales instaló su imagen sobre la autopista. Un tiempo después lo imitó el intendente de Pro, Nicolás Ducoté. Y así escaló la disputa por los carteles. En sus equipos de campaña consideran clave esa presencia, aunque remarcan que no es el principal gasto.

Las frases de campaña y los rostros de los protagonistas surgen alternadamente a los costados de la Panamericana, camino a Pilar. "Sigamos haciendo juntos", se lee en los carteles elevados que llevan la imagen de Ducoté, que busca su reelección. "La fuerza de todos", contragolpean las mismas grandes estructuras de publicidad de vía pública que promocionan a De Achával. Un cartel del intendente, integrante de las filas de Juntos por el Cambio, y otro de su rival kirchnerista. Ese palo a palo publicitario funciona como paralelismo de una elección que se palpita en términos de empate técnico.

La sucesión de grandes carteles de Ducoté y De Achával, montados en altura y sostenidos por gruesas columnas, se impone en el paisaje yendo hacia Pilar desde la Capital Federal. Si bien son estructuras a las que todos los candidatos apelan, la concentración en pocos kilómetros en el caso pilarense es notoria. En un recorrido hecho por LA NACION, De Achával es quien pega primero, con su publicidad proselitista a la altura del kilómetro 37. El candidato del Frente de Todos para la intendencia tiene cuatro carteles más sobre Panamericana, distribuidos en trece kilómetros siguientes. Ducoté responde con tres grandes anuncios electorales (más uno que quedó dormido en el tiempo con su eslogan de 2015, "Revolucionemos Pilar"), solo contando los distribuidos hasta el kilómetro 51,5. También tiene otros que destacan obras en el distrito.

Nicolás Ducoté fue elegido concejal en 2013 e intendente en 2015, cuando protagonizó una resonante victoria de Cambiemos en el conurbano y ahora va por la reeleción
Nicolás Ducoté fue elegido concejal en 2013 e intendente en 2015, cuando protagonizó una resonante victoria de Cambiemos en el conurbano y ahora va por la reeleción Crédito: Rodrigo Néspolo

Los precios de estas publicidades son variables según los elementos que incluyan y la demanda, pero en ambos comandos de campaña afirman a LA NACION que pueden rondar los $80 mil pesos mensuales. "Pilar tiene 30 kilómetros de Panamericana, del 37 al 67. Una de las estrategias obligadas es estar presente. Los que venden estos carteles dicen que tienen hasta un millón de vistas por día", señala una fuente de la campaña de De Achával. Destaca que se gasta más dinero en impresión de boletas que "en un cartel, que es un pago concentrado".

"La Panamericana es por donde más transitamos los pilarenses. Tenemos tres columnas de campaña y otras dos de gestión. Es un gasto más, no es tan significativo. Imprimimos boletas para reposición y por eventual robo, columneros, afiches, lonas, armamos puestos", enumera a LA NACION una fuente encargada de la campaña de Ducoté. Desde una de las empresas que comercializan espacios en la Panamericana informaron que los precios de estas estructuras (denominadas "espectaculares") tienen una carga impositiva municipal "altísima" y que la contratación mínima es por un mes.

El origen de los fondos para sostener la publicidad es un tema caliente en Pilar. Lo fogoneó Elisa Carrió el jueves, cuando criticó a De Achával en un recorrido que ella hizo con Vidal y Ducoté por la obra de la maternidad municipal. "¿De dónde saca el dinero para todos esos carteles? El padre era un tipo corrupto del Jockey, con el negocio con Cristóbal López. Yo lo investigué", disparó Carrió. Federico de Achával, padre del candidato opositor, fue socio de López en el Hipódromo de Palermo. En el gobierno bonaerense, una calificada fuente admite que Ducoté "la tiene difícil" y destaca la visita de Carrió: "Lo quiere mucho a Nicolás y no se banca el juego".

"De Achával se lo paga de su bolsillo. ¿Con qué lo paga Ducoté? El que tiene que rendir cuentas es el Estado, no el privado. Ellos tienen que decir de dónde sacan la plata para los carteles", argumentan cerca del candidato a intendente por el Frente de Todos. "Ducoté está subiendo más carteles, va a inundar la Panamericana", vaticinan desde ese sector y destacan que el intendente, en sus letreros, "lo esconde a Macri".

El equipo de campaña de Ducoté subraya que los fondos provienen de "aportes privados" y que realizaron una cena de recaudación a la que asistieron mil personas, en la que juntaron unos $8 millones. "No sabemos cómo sostiene la estructura el principal opositor, entendemos que el vínculo con el juego tiene que ver", cuestionan.

La pelea por la presencia publicitaria tiene su correlato en los números electorales. Los últimos sondeos que maneja De Achával marcan un empate con Ducoté, medidos mano a mano, en un 33%, y ubican la boleta completa del Frente de Todos tres puntos arriba de la de Juntos por el Cambio. Del lado de Ducoté señalan que no están midiendo porque las PASO están muy cerca, hablan de "empate técnico" a nivel local, pero destacan que "Juntos por el Cambio viene levantando en los últimos meses".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.